Rosa Rodríguez Orejón, propietaria de «Lacolada de Rosa»

Desde hace algo más de un lustro hay una lavandería automática en el número 5 de la calle Miguel de Cervantes, a la entrada del barrio del Mirador. La regenta Rosa Rodríguez Orejón.

– ¿Cómo y cuándo tuvieron la idea de abrir este negocio? ¿Cómo identificó la oportunidad de emprender?
– Llevo casi cinco años con «Lacolada», y la abrí porque me parecio bonito, necesario y novedoso. En Cabanillas no habia ningun comercio de este estilo y tras hacer un estudio de mercado, vi interesante la poner una lavandería de autosevicio.

– ¿Y por qué eligió Cabanillas del Campo y más en concreto esta ubicación?
– La puse en la urbanización «El Mirador del Henares» porque vivía aquí y porque este local encajaba de maravilla a mis necesidades. Se aparca fenomenal, y eso, para unos clientes que llegan cargados de ropa, pues es fundamental. Creo que el sitio fue un acierto.

– ¿Qué podemos encontrar en su negocio? ¿Qué le distingue del resto?
– En Lacolada de Rosa hay tres lavadoras grandes y una de ellas acepta ropa de mascotas, porque aquí casi todos los vecinos tenemos una o dos. Tambien tenemos dos secadoras de 18 kilos, y en una hora aproximadamente el cliente que llega con su ropa sucia, se la lleva limpia y seca, y con un agradable olor.

– ¿Qué balance hace del tiempo que llevan abiertos en Cabanillas del Campo? ¿Cómo ha ido evolucionando su negocio desde entonces?
– Pues teniendo en cuenta que nada más abrir vino el Covid, con todo lo que conllevó, la verdad es que no me puedo quejar. Cada día la gente está más preocupada por el medio ambiente y el agua, y en «Lacolada» las lavadoras tardan media hora. Al ser tan grandes, en vez de poner dos lavadoras, te cabe lo mismo en una. Al final es ahorro de energía y agua, y con suavizante, jabón y oxígeno activo incluidos.

– Y si volviera a emprender hoy, ¿cambiarían alguna decisión?
– Creo que he tenido muy buena suerte, he estado muy bien asesorada y el resultado está siendo fantástico.

– ¿Cómo valora la situación general del comercio de cercanía en Cabanillas?
– Es dificil de valorar, hay comercios que perduran y otros que fracasan, pero yo no sabría decir por qué.

– ¿Cómo valora al cliente de Cabanillas en comparación con los de otras localidades?
– Son maravillosos y cercanos, muchos de ellos son más amigos que clientes.

– ¿Y cómo cree que se puede defender el comercio de proximidad de la competencia de los grandes gigantes del comercio electrónico?
– Luchando. Pero de todos modos lo tenemos difícil, aunque mi negocio, como es presencial, pues no le afecta el comercio electrónico.

– ¿Utiliza usted las redes sociales o las nuevas tecnologías para dar difusión a su negocio? ¿Y el comercio online? ¿Tiene sistema de venta por internet?
– Sí, claro, «Lacolada» dispone de una App, que se puede descargar gratuitamente y en la que se puede ver toda la información de precios, estado de las maquinas, si están libres u ocupadas, el tiempo que les queda para terminar. Y muy importante: pagar con el móvil sin necesidad de
llevar cambio. Es muy fácil de utilizar. También utilizo Whatsapp e Instagram.